Alimentación infantil, recetas de papillas y menús familiares


transición de la papilla al alimento entero
marzo 10, 2008, 11:25 am
Filed under: INFORMACION SOBRE ALIMENTACIÓN, RECETAS PAPILLAS | Etiquetas: , , ,

¿y la transición al alimento sólido?

No, no es tan difícil como parece. Existen muchas formas y depende sobre todo del interés que muestre el bebé hacia los alimentos enteros. En general, se recomienda que aunque se les dé papillas, se les permita manipular (no solo comer, sino tocar, chupar, jugar… ¡¡¡ensuciarse!!!!) con trocitos de alimentos, a fin de que poco a poco se conviertan en algo cotidiano. Se les puede dar trozos de fruta, por ejemplo de plátano, o tortas de arroz y maiz, pan (cuando ya toman gluten), dados de patata u otras verduras tiernas y un largo etcétera que dependerá sobre todo de los gustos familiares a la hora de comer.

Todas sabemos que con un bebé en casa, se agradece poder comer tranquilos y por ello muchas parejas eligen comer o cenar cuando el bebé duerme. Es una opción que debe valorar cada uno, aunque también es cierto que si el bebé se acostumbra a compartir esa mesa familiar, mientras puede saborear algún trocito de lo que allí se sirve, se facilitan 3 cosas:

1.-será más fácil que acepte la alimentación sólida y variada, pues ya la conoce y la asocia a algo que sus padres también hacen

2.-aprenderá antes, por imitación, las normas sociales referentes a la alimentación

3.-mejora la comunicación familiar, pues lo cierto es que hoy en día casi no tenemos tiempo para compartir en familia.

En fin, es algo muy personal que cada familia debe valorar según sus necesidades. En cualquier caso, lo que sí es imprescindible es lo siguiente: JAMÁS SE DEBE DEJAR A UN BEBÉ COMER SIN SUPERVISIÓN ADULTA. CUALQUIER ALIMENTO ES SUSCEPTIBLE DE PROVOCAR UN AHOGO O DE SENTARLE MAL.

Resumen: Sistemas de transición papillas a sólidos:

1.-al principio, dejarle investigar y probar alimentos como juego. Una buena relación con la comida a estas edades puede ser la clave para que coman bien en el futuro. Pero si se fuerza demasiado, tanto en cantidad como en un exceso de variedad en poco tiempo, no es raro que cojan manías e incluso asco a algunos alimentos. Un bebé no debe llorar en la comida ni acabar vomitando por comer demasiado, es mejor que coma poco pero tranquilo y disfrutando del momento. Y si come poquito, siempre se le puede reforzar con más tomas de pecho o biberón. Recordad que el primer año de vida lo esencial es la leche, por delante de TODOS los demás alimentos.

2.-cuando veamos que lo va aceptando, se pasa a las papillas con tropezones. Por ejemplo, una papilla de verduras con trocitos diminutos de carne (o pescado, huevo duro, si ya los toma). Otra opción es hacer sopas espesas, con abundante pasta o arroz o legumbre. O mezclar un yogur con trozos de fruta.

3.-el último paso es que el peque consiga tomar un plato totalmente sólido, sin acompañarlo de purés ni caldos. Llegará un momento en que será capaz de comer un plato de pescado con su guarnición… pero todo lleva su tiempo y no es bueno correr.

La clave es la paciencia.



papillas a partir de 9 meses
marzo 10, 2008, 11:16 am
Filed under: RECETAS PAPILLAS | Etiquetas: , , , ,

A partir de 9 meses:

El bebé puede comer muchos más alimentos, incluyendo los cereales con gluten. Las anteriores papillas (ver: http://alimentacioninfantil.wordpress.com/2008/03/10/papillas-de-verduras-a-partir-6-meses/ ) se pueden preparar con distintos tipos de carne o bien con fideos, sémola de trigo, etc.

Si se cocina verdura de hoja verde (espinacas, acelgas…) se debe poner poca cantidad porque llevan muchos nitratos.

Si se ponen guisantes en el puré, aunque aportarán mucha energía puesto que son legumbres, hay que poner poca cantidad porque su fibra es muy poderosa. La mejor opción es pelar las legumbres, pero en el caso de los guisantes es muy laborioso, mientras que con garbanzos y habas es más fácil y rápido. Existen unas lentejas sin piel, de color anaranjado, perfectas para los bebés y fáciles de digerir.



papillas de verduras (a partir 6 meses)
marzo 10, 2008, 10:47 am
Filed under: RECETAS PAPILLAS | Etiquetas: , , ,

Papillas de verduras

Muchas mamás suelen hacer casi cada día la misma papilla, mezclando muchas verduras distintas ¡qué aburrido debe ser comer cada día lo mismo! la comida entra por los ojos, y aunque se trate de un bebé, está capacitado para disfrutar de diferentes menús, texturas y sabores. Todas las verduras aportan fibra y vitaminas y son igualmente sanas; si el bebé muestra mucho interés por unas y rechaza otras, es mejor no forzarle a comer la que escupe, pues le cogerá manía. Si se le dan a probar los sabores poco a poco, sin forzar ni enfadarse, se acostumbrará a disfrutar de todos los alimentos. Pero a veces eso cuesta unos meses ¡paciencia!

A partir de 6 meses:

Papilla color naranja: zanahoria o calabaza, patata y cebolla tierna. Chorrito de aceite virgen extra.

Papilla verde: calabacín o judía verde, patata y cebolla tierna. Chorrito de aceite virgen extra.

Papilla suave: puerro, calabacín y patata. Se puede suavizar más añadiendo un poco de la leche que tome el bebé, incluyendo por supuesto la leche materna. La leche se añade al final, para evitar que la cocción elimine sus propiedades.

A todas éstas se le puede añadir pollo o arroz.

Papilla semidulce: manzana, zanahoria o calabaza, puerro.

Papilla de tapioca con verduras: se puede hacer o bien con el caldito de las verduras, o bien cociendo verduritas en un cazo y cuando estén bien blanditas, añadir la tapioca y remover durante unos minutos.

Papilla de tapioca con frutas: cocer la tapioca en un cazo con agua. Después, añadirle alguna fruta rallada o bien unas cucharadas de compota.



Compotas (papillas de frutas)
marzo 10, 2008, 10:43 am
Filed under: RECETAS PAPILLAS | Etiquetas: , ,

Compotas.

A veces los bebés no admiten bien el gusto ácido de la fruta, comparado con la dulzura de la leche. Una buena opción para introducir la fruta es cocinar compotas, pues la fruta al ser cocida aumenta su dulzura y resulta agradable al paladar. Nunca hay que añadir azúcar a las compotas, pues existe un verdadero peligro de provocar caries además de producir sobrepeso en el bebé. ¡Hay que tener cuidado porque muchos potitos de frutas llevan azúcar!

Se puede empezar cocinando simplemente una manzana al vapor, pues este tipo de cocción mantiene muchas vitaminas. Si no, también se puede cocinar en una pequeña cazuela con un dedo de agua. Se cocerá en pocos minutos. En cuanto está blanda, se tritura o se chafa con el tenedor y está lista para consumir. Además, permite guardarse durante un par de días en el frigorífico y puede llevarse en un tupper a cualquier lugar, ya que al estar cocido no se oxida tan fácilmente.

Se puede hacer lo mismo con la pera, la ciruela, el melocotón, etc. Siempre hay que preguntar al pediatra si podemos introducir una determinada fruta, por el peligro de alergias. Por ejemplo, el melocotón o las fresas se deben introducir con mucho cuidado pues pueden provocar reacción.

Para pasar de la fruta cocida a la fruta natural, se puede añadir plátano triturado a la compota. También se puede añadir zumo de naranja natural, que resulta muy agradable mezclado con la fruta cocida.




Seguir

Recibe cada nueva publicación en tu buzón de correo electrónico.