Alimentación infantil, recetas de papillas y menús familiares


PESCADO / trucos para camuflar el pescado

El pescado es un alimento que a menudo no gusta a los peques. Sin embargo, existen algunos trucos para camuflarlo e introducirlo en la alimentación. Antes de escribir los trucos, os diré que, en el peor de los casos, no pasa nada por no comer pescado:

-El pescado es rico en grasas. Estas grasas contienen los famosos ácidos amega3 y omega6. ¿qué pasa si nuestros hijos -o nosotros- no deseamos comer pescado o no nos sienta bien? ¿tendremos carencias? pues no necesariamente. Estos ácidos se pueden encontrar también en los frutos secos y en los aceites vegetales (aceite virgen de girasol, de lino, de germen de trigo…). Si compramos estos aceites, que normalmente se venden en tiendas de dietética, y los tomamos en frío, por ejemplo para aliñar ensaladas, no nos faltarán “omegas”. Pensad que los vegetarianos no comen pescado, como tampoco muchas personas que viven en zonas alejadas del mar.

-El pescado es rico en vitaminas. Sobre todo, tiene vitaminas A y D, precisamente situadas en su grasa (por lo que los pescados azules, más grasos, aportan muchas vitamina). Si no podemos comer pescado, por alergias, por vegetarianismo o simplemente porque no soportamos su sabor, podremos obtener las vitaminas A y D de los productos lácteos, sobre todo de los más grasos como la leche entera, el queso o la mantequilla.

-El pescado es rico en minerales. Pero si tomamos abundancia de hortalizas crudas, fruta, frutos secos, leche y huevos, podemos contrarrestar la falta de pescado.

Dicho esto, no olvido que el pescado forma parte de nuestra dieta, que es sabroso y nutritivo y que vale la pena comerlo. Así que si vuestros niños no se convencen con el argumento de las vitaminas y los ácidos grasos esenciales, aquí van algunos trucos:

1.-albóndigas de pescado: se desmenuza el pescado que queráis (por ejemplo merluza), con una lata de atún, miga de pan mojada en leche, ajo y perejil. Se hacen bolas que se enharinan y se fríen igual que las albóndigas normales. Quedan bien con verduritas y patatas a cuadritos o con una salsita de crema de leche.

2.-atún del bueno… como los niños suelen aceptar bien el atún de lata, cuando hagáis pasta o arroz con atún, probad a sustituir el de lata por el normal, bien cocinado y desmenuzado. Mezclado con el tomate y el queso, se lo comerán sin darse cuenta.

3.-ensalada de patatas y bacalao: se mezcla en un bol patatas hervidas a dados, trocitos de bacalao, tiras de jamón york y un huevo duro troceado. Se añade mahonesa y ¡a la mesa!

4.-rollitos de salmón: se hace una pasta con lechuga picada, salmón (del fresco, previamente cocido y desmenuzado), y tomate picado, un poco de mahonesa y sirve como relleno de un crèpe o para hacer sandwich, etc.

5.-el tradicional pescado rebozado… pero este truco se lo sabe todo el mundo!

6.-recordad que el marisco tiene maravillosas propiedades nutricionales. El que un niño coma una sopa con gambas peladas equivale a una dosis de pescado. Lo mismo si se zampa unos cuantos mejillones al vapor como aperitivo (o incluso los de lata, siempre que no se abuse de ellos). A veces se piensa que estos productos son caprichos y que apenas alimentan, pero no es así.


1 comentario so far
Deja un comentario

estudio en premaria y quero ser on alunno de la primera como puedo consumer el pescado del rio
ay pescado de diferentes tipos cual es recomendado
1)carachama
2

Comentario por sonia huaman cahuana




Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s



A %d blogueros les gusta esto: